Decisiones comunes


USA Baseball

APELACIÓN (Appeal Play)

Una jugada de apelación ocurre cuando un miembro del equipo en el campo llama la atención de un árbitro sobre una infracción que podría haber pasado por alto durante el transcurso del juego.

Las apelaciones cuestionan si un corredor avanzó correctamente, tocó una base la última vez que pasó o tocó todas las bases en orden. Para hacer una apelación, un jugador del cuadro debe tener una pelota viva - lanzada por el lanzador - y debe tocar al corredor o base en cuestión e informar al árbitro de la infracción cometida. Entonces, el árbitro emite un fallo sobre el asunto.

Debido a que las apelaciones son responsabilidad del equipo defensivo, es importante que los fildeadores y entrenadores se aseguren de ver todo lo que sucede en el campo, ya que no pueden esperar que un árbitro falle a su favor sin iniciar una apelación.

BALK

Sin importar el nivel de juego, cuando un lanzador se aleja del plato con corredores en las bases, es probable que alguien grite: "¡Balk!" incluso si el lanzador ha ejecutado un movimiento típico para sacar al corredor.

Esto se debe a que pocos fanáticos y jugadores no lanzadores se toman el tiempo de leer detenidamente la Sección 8.05 del reglamento, que aborda más de una docena de factores que determinan si un árbitro llamará a un lanzador por un balk, una infracción que da a los corredores una base extra. La mayoría de los balks se producen con un corredor rápido en la primera base, cuando el lanzador, en un intento de confundir al corredor, no se detiene completamente en la posición de estiramiento antes de lanzar o a la primera base o al plato.

El balk es una decisión inusual en las Mayores, donde los lanzadores han perfeccionado sus movimientos de sorpresa durante muchos años. Sin embargo, en el nivel juvenil, los balks pueden ser más comunes. Es por eso que los entrenadores deben entender la regla y trabajar con los lanzadores para evitar los balks.

Los lanzadores diestros deben aprender salirse de la goma con el pie derecho, plantarse con el pie izquierdo hacia la primera base y hacer un lanzamiento rápido hacia la base. La mejor manera de evitar cometer un balk es dominar una posición de estiramiento cómoda y mantener la calma, independientemente de cuán rápido sea el corredor. Una forma de disuadir a los corredores agresivos es simplemente variar la cantidad de tiempo que se agarre a la pelota.

Los árbitros pasan mucho tiempo en la escuela de arbitraje aprendiendo el juego de balk. Cuando ven un balk, se les enseña a señalar al lanzador y gritar: "¡Eso es un balk! ¡Tiempo!"

El árbitro debe levantar ambas manos en el aire, señalar al corredor y luego señalar a la siguiente base. El propósito de esta rutina no es solo venderle la decisión, sino también ser lo más definitivo posible antes de realizar la decisión.

PELOTAS QUE GOLPEAN A UN CORREDOR (Balls that Hit a Runner)

La Regla 7.08(f) de MLB establece que cualquier corredor está fuera cuando se toca por una pelota bateada en territorio bueno antes de que la pelota haya tocado o pasado a un jugador del cuadro.

"Esa regla está en el reglamento por una razón - cuando una pelota está en un área donde un fildeador puede recogerla, y golpea a un corredor mientras el fildeador está detrás de él para hacer la jugada, entonces él se elimina", dice Jerry Layne, árbitro de MLB desde hace mucho tiempo. "Pero si un fildeador tiene la oportunidad de recoger la pelota, y la pelota golpea al corredor y no hay otro fildeador detrás de él, entonces no es nada. Por lo tanto, la única vez que un corredor en el cuadro está protegido de ser golpeado por una pelota es si ha habido una oportunidad para que alguien la recoja y nadie está detrás de él, o si es un elevadito dentro del cuadro y lo golpea mientras está de pie en la almohadilla".

BATEAR FUERA DE TURNO (Batting Out of Order)

Es responsabilidad del equipo defensivo, no del árbitro, darse cuenta cuando un bateador ha bateado fuera de turno. Contrariamente a la creencia popular, se llama un out al bateador que se suponía que debía haber golpeado, no al que realmente lo hizo.

Suponga que Jean Segura abre la entrada para Milwaukee y conecta un elevado y es "out". Ryan Braun - ingresado en el orden de bateo de los Cerveceros en el tercer puesto - luego batea fuera de turno en el segundo puesto, conectando un doble. Antes de que un lanzamiento se lance al siguiente bateador, un miembro del equipo defensivo le pide al árbitro que emita un fallo. El equipo defensivo debe esperar hasta después del turno al bate del bateador incorrecto para hacer una apelación para que se le garantice un "out"; si el problema se menciona antes de que termine el turno al bate, el bateador se reempleza.

Ya que el bateador correcto después de Segura fue Logan Schafer y no Braun, Schafer es llamado "out" por no batear. Braun se saca de la segunda base y su doble es negado, pero vuelve a ser bateador, ya que ahora es el bateador correcto.

TERCER STRIKE NO ATRAPADO POR EL RECEPTOR (Dropped Third Strike)

Un bateador solo es out por strikes una vez que el receptor atrapa legalmente el tercer strike. Esta directriz se puede encontrar en la regla 6.05(b) y se remonta a los primeros días del béisbol. La excepción a esta regla es la regla 6.09(b) y ocurre cuando la primera base está ocupada con menos de dos outs.

Como bateador, hay que tener en cuenta estas reglas, ya que pueden darle una segunda oportunidad para llegar a la base de forma segura. En lugar de simplemente regresar al dugout después de un strikeout cuando la primera base está libre, hay que verificar para asegurarse de que el receptor atrapó la pelota. Por supuesto, se puede hacer esto incluso si hay un corredor en la primera, siempre que haya dos outs.

Si el tercer strike no se atrapa con las bases llenas y dos outs, el receptor solo tiene que tocar o pisar en el home plate para conseguir el tercer out. La Regla 6.09(b) de MLB establece que el bateador se convierte en el corredor cuando un tercer strike no se atrapa con la primera base desocupada o con la primera base ocupada y dos outs. Se puede forzar un out en cualquier base cuando el bateador se convierte en corredor con las bases llenas.

ELEVADO AL CUADRO (Infield Fly)

Una elevado, de acuerdo con las Reglas Oficiales de las Grandes Ligas, es un elevado en territorio bueno (no incluye un batazo de línea ni un intento de toque) el cual puede ser atrapado por un jugador del cuadro mediante un esfuerzo ordinario, cuando la primera y segunda, o la primera, segunda y tercera bases están ocupadas, con menos de dos "out". El lanzador, receptor y cualquier jardinero que se coloque en el cuadro interior para la jugada se considerarán jugadores del cuadro para el propósito de esta regla.

Al gritar, "¡Infield fly!" - Usualmente mientras agita los brazos, el árbitro automáticamente declara "out" al bateador, incluso si no se atrapa la pelota. En el nivel juvenil, el umpire a veces grita: "Infield fly - out", para aclarar su decisión a los jugadores.

El propósito de la regla del elevado al cuadro es mantener la justicia. Cuando un bateador conecta un elevado en el cuadro, los corredores asumen que será atrapada y permanecerán en la base. Si no existía la regla del elevado al cuadro, el fildeador podría dejar caer deliberadamente la pelota, lo que obligaría a los corredores a avanzar. En esa situación, es probable que sean parte de una doble jugada, o incluso una jugada triple, porque se demoraron demasiado en la base antes de avanzar. Esto difiere de un elevado al jardín, cuando un corredor puede ir a medio camino para regresar a la almohadilla de manera segura.

Cuando se produce un posible elevado al cuadro, el árbitro decide si la pelota podría haber sido atrapada de manera normal por un jugador del cuadro, no solo dentro de alguna limitación arbitraria, como el césped o las líneas de bases. El árbitro también debe determinar que un elevado es un elevado al cuadro, incluso cuando es atrapado por un jardinero, si, a juicio del árbitro, la pelota podría haber sido atrapado con la misma facilidad por un jugador del cuadro. El elevado al cuadro no se considera una jugada de apelación. El juicio del árbitro debe regir, y la decisión de decretar a un elevado al cuadro debe tomarse inmediatamente.

CUANDO NO HAY REGLA

Una de las mejores cosas del béisbol es la oportunidad de presenciar algo que nunca había sucedido antes. A pesar de que el juego se ha jugado durante más de un siglo, aún existen situaciones en el juego cuando no existe una regla aplicable.

Un ejemplo memorable ocurrió en un partido de entrenamiento de primavera de 2001 en Tucson, Arizona. Randy Johnson, lanzador de los Diamondbacks contra los Gigantes de San Francisco, lanzó una recta en el mismo momento en que una paloma voló en frente del home plate. La pelota golpeó al ave, que voló sobre la cabeza del receptor Rod Barajas y aterrizó a unos pocos pies del plato en medio de un mar de plumas.

Las jugadas extrañas como esta no se cubren en las Reglas Oficiales. Cuando surge una situación que no está incluida en el reglamento durante un partido, entra en juego la Regla 9.01(c) de MLB. Esta regla le otorga al árbitro la autoridad para emitir un juicio sobre cualquier punto no mencionado específicamente en el reglamento. En tales casos, se dice al árbitro que use el sentido común y el juego limpio. En el partido entre los Gigantes y los Diamondbacks, los árbitros lo determinaron "sin lanzamiento", y el conteo se mantuvo igual, ya que el precedente no podía dictar lo contrario.