Los Básicos Fundamentales de Aguantar al Corredor


USA Baseball


Algunas de las medidas las más eficaces que un lanzador puede tomar cuando aguanta a corredores pueden cumplirse aún sin tirar la pelota. El objetivo primario del lanzador cuando aguanta a corredores es lanzarles de ritmo y mantenerles incómodo, no realizar una jugada de sorpresa. Tumbar la cadencia y la comodidad de un corredor puede reducir en gran medida la probabilidad de que el corredor robe bases, tome bases extras y esté en posiciones para interrumpir jugadas defensivas. A continuación se ven algunas técnicas que un lanzador puede utilizar para lograr esto:

Variar la cantidad de tiempo que el lanzador agarra la pelota cuando se prepara antes de enviar el lanzamiento.
El lanzador debe tener un tiempo rápido de envío al plato – unos 1.4 segundos o menos.
Para corredores que representan una amenaza de robar las bases, puede que el lanzador quiera llegar a agarres prolongados y bajarse sin tirar.

Hay varias razones por las cuales un lanzador puede querer intentar una jugada de sorpresa. La más obvia es una tentativa de conseguir un out o por tocar al corredor o por atraparlo en un corre-corre. Sin embargo, se pueden intentar jugadas de sorpresa por otras razones también, tal como intentar hacer que el ataque señale una jugada de toque. Las jugadas de sorpresa en estas situaciones a menudo se señalan por un entrenador.

JUGADA DE SORPRESA DIESTRA A LA PRIMERA BASE:

Por regla general, el lanzador tiene que “ganar terreno” hacia la primera base.
La implementación del “giro de brinco” es el uso el más eficiente de tiempo y energía. 
El lanzador hace un brinco pequeño con ambos pies al mismo tiempo y usa el pie derecho para pivotar hacia la primera base.
Luego, el lanzador da un paso corto hacia la primera base con el pie izquierdo, mientras hace simultáneamente un tiro corto y rápido al primera base.
Una vez que se desvincule de la goma, el lanzador tiene que hacer el tiro, o se castigará con un balk. Debe caminar hacia la primera base después de hacer el tiro para seguir “ganando terreno” a los ojos del árbitro.

JUGADA DE SORPRESA ZURDA A LA PRIMERA BASE:

Por regla general, el lanzador tiene que “ganar terreno” hacia la primera base.
Los lanzadores zurdos pueden tirar a la primera base fuera de su envío, es decir, imitar una patada de pierna al plato y después tirar la pelota a la primera base para intentar la jugada de sorpresa.
La patada del lanzador durante una jugada de sorpresa debe parecer a su envío natural al plato tanto como sea posible.
El lanzador continúa el movimiento de la patada y dar un paso hacia la primera base, seguido por un tiro rápido al primera base.
Mientras el lanzador se hace más cómodo con su movimiento de sorpresa, puede trabajar en variar los vistazos entre el plato y la primera base para confundir al corredor.

JUGADA DE SORPRESA A LA SEGUNDA BASE:

Un lanzador puede usar dos movimientos diferentes a la segunda base. 
Con un movimiento de reverso, el lanzador ejecuta un giro de brinco de 180 grados hacia la segunda base. Mientras que este movimiento permita rapidez y sorpresa, requiere el atletismo o como alternativa es propenso a un tiro errante.
El lanzador ejecuta un giro de brinco parecido a la jugada de sorpresa del lanzador diestro a la primera base. No obstante, el brinco-reverso aquí es un giro de 180 grados, no de 90 grados.
El lanzador debe usar la mano de no tirar en acuerdo con las piernas para permitir que pase el lado frontal y haga un tiro preciso.
Otro movimiento de sorpresa a la segunda base es un movimiento de reverso desde la patada de pierna natural del envío del lanzador.
El lanzador empieza su envío al plato. Una vez que llegue a la patada de pierna, pivota el pie que está engranado con la goma y gira hacia la segunda base para hacer el tiro.
El lanzador tiene que ganar terreno hacia la segunda base cuando hace el tiro.
Igual que una jugada de sorpresa zurda en la primera base, la patada de pierna del lanzador durante esta jugada de sorpresa debe parecer a su envío natural al plato tanto como sea posible.

CORREDOR EN LA TERCERA BASE

Los intentos de hacer una jugada de sorpresa en la tercera base son rarísimos. El lanzador quiere estar consciente del corredor en caso de una jugada de cuña o un robo directo (si trabaja desde el wind-up). Muchas veces, el receptor puede controlar a corredores que muestran la intención de robar en la tercera base (o todas las otras bases) con una sorpresa al revés propia.